"La libertad es el derecho que tiene todo hombre a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía" José Marti, político liberal, pensador, periodista, filósofo y poeta cubano.

TIMBREO VERSUS PODER DE MOVILIZACIÓN

Por Aurelio Nicolella

Sostenía el sociólogo polaco muerto este año Zygmunt Baunman que en política hay que tener algunas de estas dos cosas para hacer política, poder de movilización o poder de daño, con una sola de ellas negocias, si logras tener las dos manejas el poder político.

Cristina el día de ayer demostró tener intacto el poder de movilización, nadie puede hoy movilizar tanta gente como la que llevo arriada o no a la cancha de Arsenal de Sarandí. Como hábil política demostró tener casi intacta ese poder de movilización. Aunque se la critique demostró  encontrarse “aggionarda” el hecho de mostrarse con un grupo de personas en la tarima, demostró nada más y nada menos que sabe de las necesidades que afronta gran parte del país y le enrostro al gobierno las promesas incumplidas.

Mientras que el oficialismo sigue con el famoso timbreo, que dio sus resultados haya por octubre y noviembre del 2015 cuando era oposición, hoy  esa vía ya está agotada. Ello es porque siempre al oficialismo se le pide más, el oficialismo cuando toca timbre debe ser para hacer ver los logros conseguidos y esto a 18 meses en lo microeconómico no se ve, y por mas que se le hable de mejoras o de la corrupción del gobierno anterior al común de la gente le importa su inmediatez lo que es llamada la pirámide de Maslow, en donde en toda sociedad se jerarquiza las necesidades humanas, el trabajo, el comer, la educación la seguridad entre otros, lo demás es secundario en esas necesidades de la vida cotidiana, y el martes Cristina eso lo supo explotar.

Por eso hoy es casi suicida ir a tocar el timbre al que te exige mejor condiciones de vida donde encima vivís haciéndolo sacrificarse cotidianamente por las medidas macro y micro económicas.
Ahora el martes Cristina puso las cartas sobre la mesa, como diciendo “esto es lo que tengo”,  típico de las jugadas de poker, y esas cartas se las mostro tanto al oficialismo como también a la opositores a ella dentro del justicialismo, la jugada de no decir oficialmente que competirá en las próximas elecciones es dejar unas horas para que los opositores a ella dentro del peronismo mediten que hacer.

Ahora la coalición de gobierno Cambiemos desde este martes, y principalmente el Pro como partido del presidente Maurizio Macri deben repensar su estrategia hacia agosto y hacia octubre, con el timbreo no se llega, con el “acting” tampoco, se necesita un poco más de coherencia y de acertar en las políticas que se implementen, la prueba y el error no sirve,  estamos en meses donde vamos a una elección de medio término muy particular, la elección de medio término más importante desde que se regresó a la democracia en el 83, y cualquier analista político lo puede discernir.

Ahora, los radicales deben pensar muy bien su estrategia, que piensan hacer, como van a jugar porque en Cambiemos los radicales todos saben no son escuchados, tienen la estructura partidaria con la que Cambiemos llego al poder, la base en voz baja isntan a sus dirigentes a figurar mucho más que lo que actualmente lo hacen, es la gente del llano que lo pide así, ya se ha visto que dentro de Cambiemos los radicales son los que menos se equivocan al momento de ser escuchados, no por nada ningún dirigente radical que tiene gimnasia política salió en las primeras horas después del acto de Cristina a hablar, porque son horas para pensar estrategias, analizando el futuro, la cordura prima sobre la pasión.

Si Macri y sus asesores piensan que el peronismo seguirá después de octubre dividido es como creer que con el dedo meñique se puede llegar al fondo de la botella, es no conocer la mística peronista ni cómo actúa el famoso verticalismo que Perón que heredero a sus seguidores.

LOS TRES PILARES QUE MANTIENEN AL CHAVISMO EN VENEZUELA

Por Aurelio Nicolella

Para leer el presente de un país  y predecir su futuro, hay que investigar en su historia, porque muy pocos pueblos repiten su propia historia.

Para entender la actualidad de la República Bolivariana de Venezuela, hay que bucear en su historia, adentrarse en la sociología de su pueblo. La historia de Venezuela es tan rica y especialmente encantadora como las de casi todas las naciones latinoamericanas.

Además, en Venezuela es donde mejor se ve y se nota la famosa “grieta” que desde siempre en América Latina existió y que hoy se palpa en cada rincón de muchos de los países al sur del Río Bravo.

Venezuela en su vida independiente tuvo que afrontar el primer bloqueo económico de las potencias centrales de ese entonces, el Imperio Británico, el Imperio Alemán y el Reino de Italia con sus poderosas marinas militares allá por 1902-1903. Así surgió la Doctrina Drago, como una protesta por parte del argentino Luis María Drago frente a la actitud pasiva de los Estados Unidos para resolver dicho conflicto, estableciendo que ningún Estado extranjero puede utilizar la fuerza contra una nación americana con la finalidad de cobrar una deuda financiera.

A partir de aquella situación internacional, las fuerzas armadas de Venezuela comenzaron a vivir una transformación típicamente de derecha ya que la situación internacional con el marxismo explotando en el mundo requería fuerzas militares fiscalizadoras de cualquier pensamiento comunista, todo ello fomentado por los Estados Unidos de América. Así es como llega al poder Marcos Pérez Jiménez. Durante sus periodos a cargo del ejecutivo, las manifestaciones masivas opositoras en su contra fueron reprimidas por parte de su gobierno. La oposición partidaria acallada y exiliada en Miami, Florida. Durante el gobierno de Pérez Jiménez siendo de derecha hubo ciertas conquistas sociales para el pueblo y las mejoras del país se notaron. El pueblo aunque privado de libertad política gozó de cierta seguridad social.

Pero el gobierno de Pérez Jiménez no dejaba de ser un gobierno dictatorial y molesto ya que había comenzado a no acatar las órdenes que Washington enviaba. Además, Venezuela comenzaba a descubrir su gran riqueza natural, el petróleo, y el oro negro no podía quedar según el “Tío Sam” en manos de un dictador imprevisible y revoltoso.

Así Pérez  Jiménez fue derrocado por los propios militares y mandado al exilio, de a poco comenzó un desmantelamiento de las Fuerzas Armadas Venezolanas, dándole más una asignación como una Guardia Nacional a la Fulgencio Batista de Cuba que a una potencia militar. También el pueblo tuvo que ver como muchas de las conquistas sociales eran perdidas, se instauró lo que se llama en geopolítica una “democracia monitoreada” desde Estados Unidos, inaugurando un periodo de elecciones entre partidos, siendo el primer presidente Rómulo Betancourt  desde 1959 a 1964.

Lo cierto fue que la “Democracia monitoreada” venezolana sirvió para que habitantes de otras partes de América Latina que sufrían dictaduras asesinas en sus países pudieran exiliarse en el país de Bolívar.

Venezuela a través del Ministro de Minas e Hidrocarburos de Juan Pablo Pérez Alfonzo fue miembro fundador junto a los países árabes de la “Organización de Países Exportadores de Petróleo” (O.P.E.P.) que fuera fundada el 14 de septiembre de 1960.

No obstante, la desigualdad social entre la población se incrementó, el grado de desocupación e indigencia en el país caribeño llego a cifras siderales. La brecha de clases fue siempre en ascenso durante este periodo de la historia venezolana.